Alexce - Sociedad de Ex-alumnos de Estipac Conoce nuestra labor social Estudia en Estipac Conoce las instalaciones de Estipac

Historia

El Centro Rural de Educación Superior Estipac, tiene sus raíces en la necesidad real de una educación orientada al desarrollo sustentable del campo. Nace a partir de la experiencia de la Mtra. Ma. Dolores Morales Pérez, quien funda el Centro con el deseo de elevar la condición humana y social de los niños y jóvenes campesinos e indígenas de México.

La obra surge de las siguientes realidades:



La Maestra Ma. Dolores Morales Pérez, directora y fundadora de Estipac, tuvo contacto con el campo desde pequeña. Pero no fue sino hasta en 1976 cuando se da cuenta, al dar clases en la escuela parroquial de Estipac, que la educación es profundamente ineficaz en sus objetivos. Comienza entonces a elaborar un proyecto para modernizar la escuela parroquial, inspirada en la educación personalizada desarrollada por el Padre Fierre, Selva Pino, y Pereira, entre otros.

Sin embargo al poner en práctica sus ideas, se da cuenta que el campo requiere de una educación que tome en cuenta todavía más el contexto del campo y sus necesidades reales. Durante dos años elabora un modelo educativo específico para dar respuesta a estas necesidades. Es un modelo que combina la práctica con la teoría y que integra la siembra y costumbres del campo a la educación de la escuela. Regresa a Estipac con un modelo educativo especialmente elaborado para el campo, y decide fundar su propia escuela normal. Lo hace con sus propios medios en un principio, y más tarde continúa con el apoyo de conocidos y amigos.

En 1983, tres años después de abrir, Estipac se integra a la educación nacional, obteniendo el permiso para otorgar el título de Licenciado/a en Educación. En 1984 se abre el programa complementario de actividades productivas, y así comienza la verdadera labor de trabajar el campo a la par de estudiar.

En 1985 se abre la escuela de Puericultura, una de las primeras a nivel nacional. En 1990 llega el primer alumno indígena a la escuela, por su propia cuenta, y a partir de entonces se corre la voz y más alumnos indígenas comienzan a estudiar en Estipac, especialmente (pero no únicamente) de la zona Wixarika en Jalisco.

Actualmente Estipac ha visto salir de sus aulas a más de 5'000 alumnos, de los cuales aproximadamente el 90% regresan a sus comunidades. Muchos alumnos cuentan con sus propios proyectos productivos en sus comunidades de orígen, impulsando así el desarrollo autosustentable en las zonas más aisladas del país.